Que feliz me siento


Para las fiestas patrias, en una empresa que me invitaron el día 16, uno de los trabajadores, chispeante y alegre, copa en mano, decidió agradecer primero estar vivo, luego por su familia, sus jefes y todo eso, luego comentó el terremoto, pasó por los mineros, y terminó con los mapuches.
Yo comenté que se saltó lo más importante, que le suban el sueldo. En un programa de discusión escuché a un ministro comentar el gran logro del gobierno rescatar a los mineros vivos, y ayer escuché al ministro del interior que diecisiete millones de chileno están felices con la solución al tema de los mapuches. En los tiempos electorales se ofrecía solución a la puerta giratoria, delincuencia y la cesantía, para convencer al chileno y chilena tonto, en su mayoría desinformados que no tiene idea y piensa que será así, voto ganado. Pero parece que se les pasó la mano.

No hay comentarios. :